“Los mayores que permanecen jóvenes”. Tercera Edad.

mvbmontiel 27 septiembre 2008 0


camps_torrevieja_baile_301203.jpg    

      La población de Alicante tiene un numero bastante elevado de personas con mas de 65 años y que hay que tener en cuenta a la hora de programar actividades de ocio, bien para los residentes de la ciudad, como para los turistas de otros países. El clima alicantino favorece que muchas personas que han dejado atrás su ritmo laboral oficialmente, eligan nuestra ciudad para residir y que disponen de todo el tiempo del mundo para el ocio. Son, como a mi me gusta describirles, “Jóvenes exigentes con experiencia“.  Necesitan calidad para emplear su tiempo libre y todavía muchos de ellos y ellas con mas fuerzas, ilusiones y energías que muchos jóvenes de 20 años.

     Por diferentes necesidades que no voy a describir ahora, la mayoría deciden vivir en residencias adaptadas a éste colectivo, pues disponen de los medios y recursos para su atención en todo momento. En ellas, conocen a otras personas y la calidad de los servicios es un valor añadido a las características de una residencia.

     Otra parte de éstas personas deciden seguir viviendo en sus domicilios, pero unos y otros, que pueden todavía vivir sin dependencia de nadie ni nada, escogen las excursiones programadas del inserso, incluso entre ellos mismo guiados por una agencia turística, sus preferencias de ocio.  La actividad que destaca entre todas, es “El baile”, y para ello cualquier lugar que disponga de orquesta es válido pero como son en realidad de espíritu joven, ¿porqué no?, pues a Benidorm.

     Los conciertos, los cursos para gente mayor, el baile, el bingo, la playa, la Explanada, son las principales alternativas. Disfrutan de un ocio muy natural como siempre lo han concebido y que por sus experiencias nunca pudieron llevarlo a cabo.

     Son un importante sector de la población que nos aportan sus conocimientos, y sobre todo los nacidos en Alicante, nos ayuda a seguir manteniendo la esencia primitiva y característica de la ciudad. Contagian su entusiasmo y no es difícil verles compartir pupitres si es preciso con los jóvenes en la Universidad, ó charlando en la Explanada con ellos. No siempre pueden elegir donde estar, pero agradecidos con las personas que les atienden con cariño sobre todo en las residencias. 

     El turismo para nuestros jóvenes de 65 ó 80 años, es exigente, natural, agradecido, y que refleja un rostro dispuesto a vivir al 100% lo que les reste de existencia. ¡¡ Cuidado que todavía pisan fuerte !!.